Internet: ¿prensa o comunicación?, ¿el hara kiri de la oposición peruana? ¿puede haber censura on line?
Los editores
 


La polémica ha comenzado y no queremos dejar pasar la oportunidad para subrayar que Internet es un medio de comunicación libérrima. Uno puede o no leer lo que en ella se expone. Se ingresa a las páginas voluntariamente como un visitante y se expresa en los libros de visita, sin censura de ninguna especie, lo que a uno le suscita dicho espacio. Nadie tiene una pistola puesta en la nuca constriñéndolo a que lea o no determinada comunicación. Entonces, se puede estar o no de acuerdo con las páginas web y hasta expresarlo así on line.

 Lo que ha puesto la organización Aprodev (a todas luces una fachada) en exposición, las ultimas semanas es criticable y hasta aborrecible. No comulgamos con ruedas de molino y opinamos que estos sujetos creen que todos son brutos en el Perú (aunque hay que reconocer que este tipo de especímenes abunda y los hay en cantidades industriales on line), pero tienen derecho a decir sus sandeces con los adjetivos que más les gusten o deseen o les ordenen. Así como todos tenemos la chance de decirles qué pensamos. Un grupo de periodistas y abogados están por el enjuiciamiento a Aprodev, demostrando un palmario desconocimiento de lo que es Internet que es la comunicación directa en la nueva era. Mañana, en cualquier momento, a escasos 12 meses de la campaña electoral, los pretensos difamados podrían, con las mismas armas que hoy invocan, ser enjuiciados por cualquier cosa. Es decir, la oposición peruana estaría lanzando un boomerang y haciéndose el hara kiri, que, para los que no sepan (de todo hay en la viña del Señor) constituye una tradición japonesa de auto-eliminación.

Esta página, la de la Asociación de Internautas Latinoamericanos, publica, sin censura alguna, documentos de tesis y opinión. Hemos invitado a múltiples organizaciones a hacerlo y así ha sido. Hemos librado memorables combates contra Telefónica de España y sus tentáculos variopintos en Argentina, Chile, Perú y Brasil y en más de una ocasión conseguimos preseas o logros concretos. Lo propio con denuncias sobre las oscuras maniobras en el poder del Opus Dei. Este es el espíritu ecuménico de Internet. Invitamos a quienes deseen hacerlo a opinar y no podemos dejar pasar el contrabando que unos ignaros pretenden impulsar a través de leguleyadas tan típicas en nuestros países. Internet es un medio autorregulable. Ningún juecesito u organización puede poner cortapisas castradoras a lo que es en el mundo contemporáneo una puerta abierta. Si usted quiere pasa y si lo hace, asuma las consecuencias benéficas y cierna las nocivas. 

Speak up or shut up! 

En los últimos días se han cernido sombras sobre la libertad en la web.

Internacionalmente ha habido una campaña  en los medios de prensa sobre los sites abiertos por los serbios y nuevamente se ha vinculado a la masacre escolar de Colorado con la existencia de sites que propugnan racismos  y otras aberraciones. Internamente un grupo de abogados ¿cuándo no? ha iniciado demandas contra los responsables de una página colgada en Geocities llamada APRODEV (a la cual nos hemos referido en otra oportunidad). 

Es sabido que los grupos de poder americano que controlan los medios de prensa por medio de la publicidad y la distribución, desde que se inició la web han pretendido establecer mecanismos de censura  que fueron desestimados hace dos años por la Corte Suprema de Estados Unidos.

Hay que repetir hasta el agotamiento que la web no es un medio de prensa, sino una forma de comunicación directa y voluntaria. Una página web (llamada homepage) es el equivalente a una casa abierta donde el navegante puede o no entrar, ya que su condición es la de visitante y antes que la de lector, es decir, primero acepta visitar un homepage, a su propio riesgo. En los sites sexuales el primer portal siempre hace que el visitante dé fe que es mayor de 18 años y en segundo lugar que no está ofendido con lo que va a ver. Los sites tienen protección para aquellos padres que quieran bloquear el acceso a sus hijos.

Lo mismo es aplicable al correo electrónico, ya que este es el equivalente del correo postal. Todo software de correo tiene la factibilidad de bloquear correo no deseado, o sea el equivalente a abrir o no un sobre conteniendo publicidad.

Más aún, a diferencia de los medios de prensa escrita o audiovisual, todo homepage tiene como ingrediente un libro de visitas u opiniones de acceso inmediato. Si alguien no está de acuerdo con lo que ve, puede, inmediatamente decirlo sin ninguna traba ni permiso.

APRODEV, que según se dice difama a periodistas tiene el mismo derecho que el que tienen los supuestamente difamados a abrir una homepage. 

La web es la prueba que la anarquía funciona, que los hombres pueden acordar reglas básicas sin necesidad de juristas ni intermediarios de opinión. APRODEV, por más criticable que sea, está  publicando cosas en su pleno derecho en este medio de comunicación que es la web. Por otro lado, el que se pretenda denunciar por difamación a un site, por lo que éste contiene, sería el equivalente a violar la privacidad postal o telefónica. El tema es más simple que lo que parece, por ejemplo, la tesis en televisión y radio aprobada por la Unión internacional que agrupa a más de 18,000 estaciones es la autorregulación y el rechazo a cualquier censura.

Resumiendo, la web es una forma de comunicación tanto en el ingreso a homepages, como en  el correo electrónico y ello es un principio básico de Internet que permite que mucha gente se exprese sin necesidad de contar con un medio de prensa o de expresión de opinión, cualquier intento de censura o de establecer antecedentes que permitan la irrupción de leguleyadas o factores de interés de grupo, religioso, político económicio etc, no es solamente una estupidez, sino, felizmente, una actitud cada día más impracticable. Regresando al caso de APRODEV, al estar este colgado en Geocities, que está en Estados Unidos... ¿Cuál es la jurisdicción?

 


 
Escríbanos a: 
ailatin@zdnetmail.com

 AILA